El desistiment de la demanda i la condemna en costes en la LEC

Iñigo Casasayas TalensPer Iñigo Casasayas Talens.

L’objecte del present article no és un altre que analitzar les conseqüències processals derivades de la imposició i condemna en costes processals a l’actor que desisteix de la demanda sense l’oposició del demandat que, no obstant això, exigeix que s’imposi la condemna a l’actor.

El desistiment es configura a la Llei 1/2000, de 7 de gener, d’Enjudiciament Civil (d’ara endavant, LEC) com una de les formes de terminació “anormal” del procés (el “normal” és que el procediment finalitzi per mitjà de sentència que es pronunciï sobre el fons de la controvèrsia).

L’article 20 de la LEC estableix que:

2. El demandante podrá desistir unilateralmente del juicio antes de que el demandado sea emplazado para contestar a la demanda o citado para juicio. También podrá desistir unilateralmente, en cualquier momento, cuando el demandado se encontrare en rebeldía.

3. Emplazado el demandado, del escrito de desistimiento se le dará traslado por plazo de diez días.

Si el demandado prestare su conformidad al desistimiento o no se opusiere a él dentro del plazo expresado en el párrafo anterior, por el Secretario judicial se dictará decreto acordando el sobreseimiento y el actor podrá promover nuevo juicio sobre el mismo objeto.

Si el demandado se opusiera al desistimiento, el Juez resolverá lo que estime oportuno.

En relació al mateix article, i en seu de condemna en costes, l’article 396 de la LEC assenyala que:

1. Si el proceso terminara por desistimiento del actor, que no haya de ser consentido por el demandado, aquel será condenado a todas las costas.

2. Si el desistimiento que pusiere fin al proceso fuere consentido por el demandado o demandados, no se condenará en costas a ninguno de los litigantes.

La doctrina processal (De la Oliva, Montero Aroca) i la jurisprudència han anat configurant el desistiment com un acte unilateral de l’actor. Aquest, en virtut del principi dispositiu, pot disposar del procés retirant la demanda sense perjudici de tornar a interposar una nova.

La problemàtica neix en aquells suposats en els quals no existeix oposició al desistiment i/o existeix falta d’interès en el demandat en la prossecució del judici, però es sol·licita la condemna en costes. És a dir, aquells supòsits als quals no hi ha oposició al desistiment però es sol·licita imposició de costes per part del demandant.

La jurisprudència menor no ha adoptat un criteri unànime. Existeixen Audiències Provincials que tendeixen a la imposició de costes i Audiències que es decanten per la no imposició. Concretament, en la mateixa Audiència Provincial de Balears trobem pronunciaments diferents. A saber:

-Favorable a la imposició de costes

AAP  Balears de 28 septembre 2011, Secció Tercera. Ponent D. María Rosa Rigo Rosselló.

Sin embargo, la LEC no resuelve el supuesto de autos, de que la parte demandada no se oponga al cierre del proceso por el desistimiento del actor, pero solicite la condena en costas. En este caso, entender que el desistimiento ha sido aceptado sin más lleva a resultados profundamente injustos y contrarios, por demás, al principio general del vencimiento, que aunque no sea operativo strictu sensu al finalizar el proceso antes de su conclusión, si que se asienta en la necesidad de que, quien obliga a otra parte a concurrir a un proceso judicial a defenderse de una pretensión sin fundamento jurídico o mal planteada, debe cubrir los gastos que la personación y defensa ineludiblemente causa a quien se defiende, pues de lo contrario el proceso le causa un perjuicio injustificable. Por esta razón, es erróneo considerar que el consentimiento prestado por el demandado al desistimiento es ajeno a la condena en costas: el consentimiento de la parte demandada abarca todas las condiciones y consecuencias del desistimiento, por lo que, admitida la innecesariedad de proseguir todo el trámite procesal sólo para decidir sobre las costas causadas, pero expresada con claridad la oposición del demandado a sufragar por sí mismo las que el actor le ha causado, no puede decirse que el desistimiento es bilateral y consentido.

En el mateix sentit, la SAP Balears, sec. 3ª, A 12-7-2011, nº 69/2011, rec. 249/2011 y el ASPEC. 3ª Balears de 22 novembre 2005.

-Desfavorable a la imposició de costes a l’actor

AP Balears, sec. 3ª, A 24-6-2008, nº 85/2008, rec. 117/2008 Pt: Rosselló Llaneras, Guillermo

SEGUNDO.- El artículo 396 de la Ley de Enjuiciamiento Civil EDL 2000/77463 trata de la condena en costas en caso de desistimiento diferenciando según se trate del desistimiento unilateral -párrafo primero- o del desistimiento bilateral -párrafo segundo-.

El de autos es un desistimiento bilateral, es decir, que requiere audiencia del demandado que deberá producirse, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 20.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, cuando aquél haya sido emplazado ya que entonces deberá dársele traslado por plazo de tres días del escrito de desistimiento. Según el párrafo segundo del artículo 396, si el desistimiento fuese consentido por el demandado o demandados no se condenará en costas a ninguno de los litigantes.

Pues bien, en el caso la juzgadora de instancia aplica correctamente el citado artículo 396 de la LEC al no imponer las costas a ninguna de las partes litigantes por haber consentido la parte impugnada el desistimiento de la parte impugnante de la liquidación de intereses, motivado por la documental presentada y de la que no había recibido copia completa, mostrando la parte ejecutante impugnada su conformidad con dicho desistimiento e interesando la imposición de costas a la parte impugnante, siendo que el pronunciamiento sobre costas es materia de orden público procesal que no depende de la voluntad de las partes, al venir expresamente regulada en el citado artículo 396 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por lo que la manifestación sobre la imposición de costas en modo alguno vinculaba al órgano jurisdiccional.

Es comprova en aquestes dues sentències dictades per la mateixa Secció de l’Audiència (àdhuc amb diferent ponent) l’existència de criteris antitètics. Essencialment els arguments a favor i contra de cada postura són:

*A favor de la imposició. És evident que el demandat no té per que assumir les conseqüències econòmiques de la falta d’interès de l’actor en la continuació del procés. D’altra banda, una cosa és no estar en disconformitat amb el desistiment en si mateix, i una altra ben diferent consentir amb la condemna en costes vinculada a tal desistiment.

*En contra de la imposició. En el moment en què existeix falta d’oposició al desistiment unilateralment plantejat, aquest passa a ser bilateral i consentit, per la qual cosa no procedeix en cap cas condemna en costes.

Al meu judici, el problema neix per tres qüestions diferents:

1ª) La consideració històrica del desistiment com a acte unilateral de l’actor i la imposició de costes regulada en la LEC anterior per aquest supòsit.

2º) La falta de concreció respecte del que es disposa a l’article 20.3 de la LEC en indicar, que en cas d’oposició al desistiment “el Juez resolverá lo que estime oportuno”. Què significa “lo que estime oportuno”? La continuació del judici? Té sentit si la part actora i demandada manquen d’interès en el mateix?

3º) Si la conseqüència del desistiment no consentit és la continuació del judici, no queda buit de contingut l’apartat primer de l’article 396 de la LEC?
Per tant, entenc que –mancant un criteri jurisprudencial unificat- la condemna en costes en aquests casos hauria de ser la solució més ajustada atenent a criteris d’hermenèutica jurídica i de justícia material.

Iñigo Casasayas Talens.

Advocat del ICAIB i professor Associat del Àrea de Dret Processal de la UIB.

1 comment

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.